Juan Gastaldi

Su historia

Juan es un joven de 21 años oriundo de Acassuso. Es el tercero de cuatro hermanos, estudiante universitario de la carrera Economía Empresarial en la Universidad Di Tella y jugador de Juveniles en el Club Atlético San Isidro (CASI). El 29 de agosto de 2015 en un partido de Intermedia en medio del scrum, Juan recibió un golpe que lo dejó inmóvil en el suelo: “Se me apagó el cuerpo. Fue como si hubieran apretado un botón. Escuché un ¡crac! y de pronto estaba en el piso”, “Estuve todo el tiempo consciente. Nunca me desmayé. Se me acercó el médico del club y le dije: "Eric. No puedo mover nada”. “Me sacaron de la cancha en ambulancia”. De allí lo llevaron a FLENI Belgrano en dónde lo operaron de la cuarta vértebra y desplazamiento de la quinta, debido al accidente quedó cuadripléjico. Luego vendría la rehabilitación durante 6 meses en el centro de FLENI Escobar, en dónde logro flexión de codos, movilidad en los hombros y antebrazo. “Como la lesión es a nivel cervical en la cuarta y quinta vértebra es difícil que llegue a mover algo más, pero si se pueden fortalecer sus músculos”, cosa en la que sigue trabajando. “Para mejorar hago terapia ocupacional, voy al psicólogo y hago kinesiología tres veces por semana. Sé que puedo ganar fuerza”. Juan vive con sus padres y hermanos, en su rehabilitación y reeducación su familia y amigos son los pilares fundamentales. El CASI también lo ha apoyado desde el primer momento “Ni bien me lastimé, la gente del Club creó un fondo de donaciones. La obra social cubre mucho, pero otra parte sale de ese fondo” Hoy Juan ha retomado sus estudios. Junto a un enfermero de noche por si necesita algo y a Luis, su acompañante durante el día, que lo ayuda en los traslados y en las rutinas que todavía no puede hacer sólo, poco a poco va retornando a la vida que hacía antes del accidente, con nuevos desafíos y muchas cosas por aprender.
Al principio... Ni bien me lastimé, cuando estaba por hacerme la tomografía, dije: “Se me arruinó la vida”. En noviembre de 2015 vi una entrevista de Alexis Padovani, Alexis es un chico con una lesión parecida a la mía, también originada en un partido de rugby. En la entrevista él contaba cómo le dijeron que no iba a volver a caminar. Dejé pasar el fin de semana y el lunes le pregunté a mi kinesiólogo: “¿Ya está? ¿No camino ni en pedo, no?”. Y me contestó: “No. Ya está”. “Ahí lo asumí. Entonces, no me angustió. Me sirvió para aceptarlo. Yo no me siento un ejemplo, no hice nada más que rehabilitarme. Vivo como todos, con lo que tengo. Al principio me hacía la cabeza con la mirada de la gente en la silla” “En la facultad me molestaba al principio... ya no”. “Mi primera ida al cine fue una cagada, sentía mil ojos encima, hasta que me di cuenta de que los únicos curiosos son los nenes”. “La gente no te da ni bola”.
¿Planes para el futuro? “En algún momento como todo el mundo irme a vivir solo, no soy ni el primero ni el último discapacitado”. “El accidente fue un punto de inflexión en mi vida, hay que pensar en lo que se tiene y no en lo que perdiste”. “Aprendí que una escalera no me va a impedir hacer lo que quiero. Siempre va a haber un amigo para ayudarme cuando haya un pozo o un empedrado. En lugar de pies ahora tengo ruedas, hago de eso mi lema”.